14.3 C
Dominican Republic

La verdad del Sistema Nacional 9-1-1 al desnudo

Publicado

  1. Los imprevistos suceden, pero cuando se vuelven costumbres son terribles para la ciudadanía en general

 

El reciente caso ocurrido a un equipo periodístico del Grupo SIN en Santo Domingo Oeste, quienes llamaron para reportar una emergencia, donde luego surgió la queja de que supuestamente hubo muchas preguntas antes de que las atenciones fueran despachadas, deja al desnudo la verdad del Sistema Nacional 9-1-1.

Aunque el actual director de ese órgano estatal, coronel piloto Randolfo Rijo Gómez, se pronunció al respecto el pasado martes lamentando la situación y destacando que los tiempos de respuestas oscilan entre 14 y 22 minutos en el casco urbano, la verdad es que esa situación no es nueva.

Según el titular del 9-1-1, las únicas dos preguntas que existen para despachar una unidad son ¿Cuál es la emergencia? y ¿Dónde está ubicada?. Sin embargo, hay quienes destacan que esto no es real.

Cierto o no, el problema aquí radica en el tiempo que tarda la unidad del 9-1-1 en llegar al lugar del hecho, a sabienda que dependiendo la urgencia con que se necesite la unidad una persona podría fallecer antes de esta llegar.

El caso es peor cuando por ejemplo llamas al 9-1-1 solicitando una unidad por una emergencia y esta nunca llega, algo que también ha ocurrido según denuncias.

Uno de los casos donde fue denunciada la alegada deficiencia del Sistema 9-1-1 ocurrió el pasado mes de julio del año 2021, tras la muerte de la leyenda de la música dominicana, Johnny Ventura.

En esa ocasión fueron varias las críticas surgidas, pero por mencionar una recordemos que el diputado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Juan Julio Campos, criticó la forma “en reversa”  con que ha venido operando el Sistema de emergencia  9-1-1 en la actual gestión de gobierno y dijo que eso ha causado agravamientos de salud y hasta muertes.

Según almomento.net, el legislador tomó de ejemplo al mencionado artista y otras figuras públicas «que han padecido  la deficiencia del vital servicio instalado durante el gobierno del PLD, donde por deficiencia de este servicio tan vital e importante para la salud del pueblo han fallecido personas».

El medio añade que igual reclamo había externado antes Francisco Domínguez Brito, miembro del Comité Político del PLD y exsenador por Santiago.

Domínguez Brito se quejó por el caso del activista comunitario Tomás Gómez, vecino de su madre en Gurabo, quien sufrió un infarto y requirieron vía teléfono los servicios del 9-1-1, “y ¿Qué pasó? No llegaron”.

Destacó que se vieron precisados a sacar al enfermo hasta la vía principal y desde ahí hacer contactos para proveer de la primera asistencia, pero que el señor falleció en el camino.

Sobre el caso de Johnny Ventura

Ante las críticas surgidas en su contra por la presunta ineficiencia del servicio brindado ante la llamada de emergencia para brindarle asistencia al fallecido merenguero Johnny Ventura, ese órgano salió en su defensa.

”Al momento de recibir la llamada, el 9-1-1, donde se reportó la emergencia, se despacharon las unidades de emergencias correspondientes, llegando la primera de ella a los 12 minutos con 17 segundos, donde se les informó que ya había sido trasladado por medios propios a un centro privado”, aseguró el 9-1-1 en su comunicado de aquel entonces.

El caso antes mencionado fue el más sonado en su momento por tratarse de una figura pública.

El caso no es nuevo

Aunque los peledeistas se lavan las manos como Poncio Pilato, esa situación en el 9-1-1 no es nueva, pues en el gobierno de Danilo Medina se dieron situaciones similares.

Recuerdo que en años anteriores, cuando el país era dirigido por Medina, una de mis hermanas estaba en estado muy delicado de salud y llamé al Sistema 9-1-1 para una emergencia y pese a vivir a tan solo dos esquinas del mismo la unidad no llegó a tiempo debido a la cantidad de preguntas que me hacía la representante del organismo, algo que me desesperó y tuve que buscar otras opciones, aun sin tener dinero, que era el motivo principal por el que decidí comunicarme con ese órgano.

Recuerdo que en medio de la desesperación, opté por llamar a un vecino que se encontraba en Villa Consuelo disfrutando de una fiesta, para poder ingresarla en un centro médico. El vecino nos llevó y nos prestó dinero para cubrir los gastos hasta que nuestra madre llegara al día siguiente. Les cuento que todavía en la actualidad estamos esperando que la unidad del 9-1-1 llegue a asistir esa emergencia. y todavía Abinader no era presidente ni Rijo Gómez era director del mencionado organismo.

Son muchos los ciudadanos que al igual que yo tienen sus historias con el Sistema 9-1-1, tanto con esta como con la pasada gestión.

Considero que las entidades públicas están para trabajar en favor de los ciudadanos de manera ágil y a tiempo. Los funcionarios están llamados a tomar todas las medidas necesarias para evitar que situaciones como las antes mencionadas ocurran.

Los imprevistos suceden, pero cuando se vuelven costumbres son terribles para la ciudadanía en general. Las intensiones son buenas pero deben ir acompañadas de acciones, por lo que recomiendo a los funcionarios de este y de los futuros gobiernos trabajar más y excusarse menos, y al que el cargo le quede grande que renuncie.

Articulos Relacionados